Somos un centro de atención especializado en prevenir y tratar todo tipo de dependencias

Cra 115 No. 16b – 122, Barrio Ciudad Jardín, Parcelación Cañasgordas, Cali -Colombia

 
 
 

Heroína

El consumo de opiáceos es considerado uno de los principales problemas de drogas en el mundo, la heroína es la principal causa de muerte asociada al uso de sustancias ilícitas y es la principal droga por la que se demanda tratamiento. Su consumo marginal, fuera del ámbito y de los controles sanitarios ha generado múltiples problemas asociados tanto a los efectos de las sustancias como a la forma de utilización.

16 millones de personas entre 15 y 64 años (0.4% de la población mundial) abusan de opiáceos.

Los usuarios de heroína representan el 71% del total de abusadores de opiáceos, la mayoría de los problemas se relacionan con la dependencia de la heroína y entre uno de cada cuatro y uno de cada tres de los usuarios frecuentes desarrollan dependencia.

Es una droga ilegal, altamente adictiva, que se obtiene de la acetilación de la morfina, sustancia que se extrae de la bellota de ciertas variedades de amapolas o adormideras. Se vende en forma de polvo blanco o marrón, o como una sustancia negra pegajosa conocida en la calle como “goma”. Es mezclada o cortada con otras drogas o con sustancias como azúcar, leche en polvo o quinina e, incluso, con venenos como la estricnina. Nunca ha tenido utilidad terapéutica. Se le conoce como H.

Poco después de inyectarse o inhalarse la heroína pasa de la sangre al cerebro donde se convierte en morfina y produce cambios intensos en la química cerebral al estimular múltiples receptores, especialmente los opioides. El placer generado por la heroína al activar centros de gratificación en el cerebro, sumado a la subestimación del riesgo, lleva al individuo a la repetición del consumo.

Los consumidores experimentan sensaciones agradables, acaloramiento de la piel, sequedad de la boca, tranquilidad, pesadez de las extremidades y, a veces, nauseas, vómito y prurito o picazón; posteriormente aparece la somnolencia que puede durar varias horas , se disminuye la función cardiaca y se puede mermar la actividad respiratoria hasta el punto de causar la muerte, especialmente en casos de sobredosis o consumo callejero por la dificultad para determinar con certeza la cantidad y pureza de la droga.

El uso crónico de heroína mediante inyección incluye: venas cicatrizadas o colapsadas, abscesos, infecciones de los tejidos blandos, enfermedades hepáticas o renales, complicaciones pulmonares (cuadros de neumonía, tuberculosis), obstrucción de los vasos sanguíneos con el consecuente daño de los órganos involucrados.

La recaída es extremadamente común y con frecuencia hace parte del proceso de superación de la dependencia. Un objetivo esencial, por principio -desde una perspectiva de la salud, es inducir a la persona al tratamiento, ayudarle a mantenerse en tratamiento, y reincorporarla al tratamiento cuando ha recaído.

Los diferentes estudios de consumo de SPA realizados en el país han documentado la prevalencia del consumo de heroína; de 1,1% (rumbos 2001), 1,5% (Dx situacional de CADs 2004), 1,32% (encuesta escolares 2004, 0,19%) Encuesta nacional 2008). La heroína es un depresor del SNC altamente adictivo que rápidamente adquiere características de compulsividad, su uso se asocia a una gran cantidad de complicaciones: muerte por intoxicación/sobredosis, síndrome de abstinencia y dependencia de difícil manejo con frecuentes recaídas en consumo. Los usuarios de heroína inyectada tienen mayor riesgo de adquirir HIV a través de inyecciones y prácticas sexuales de riesgo, también se encuentran en mayor riesgo de adquirir hepatitis B Y C.

Se estima que el 10 % de las infecciones de VIH/SIDA están asociadas con el uso de drogas endovenosas (UDI), este también es el modo predominante de transmisión de la hepatitis C.

La seroprevalencia por VIH es tan alta como del 60-90% en los UDI (usuarios de drogas inyectadas) en diferentes países del sureste Europeo, Asia, regiones del Pacifico, Argentina, China, Indonesia, Irán, Malasia y Nepal.

La alta comorbilidad física y mental requiere manejo integral y participación de personal especializado, la terapia farmacológica de sustitución con agonistas opioides ha mostrado ser efectiva para disminuir las recaídas y disminuir prácticas de riesgo para VIH/SIDA. Existe una oferta insuficiente de CADs (centros de atención de drogodependencias) habilitados y preparados para manejar de manera adecuada la adicción a opioides.

Las particularidades del Valle del Cauca, su cercanía con Santander de Quilichao (centro de fuerte consumo de heroína en el país) y sus altos índices de inseguridad, hacen que el control del tráfico sea muy difícil; Cali se encuentra a 25 minutos del sector de mayor producción de marihuana, la Cordillera Central. Está cerca de los grandes laboratorios de procesamiento de cocaína en el Cañón de las Garrapatas y la Cordillera Occidental. A seis horas tiene las plantaciones de coca de la selva Amazónica y del Pacífico, y está a tres horas del puerto de Buenaventura, por donde ingresan armas y sale droga.

Entre las complicaciones más frecuentes se encuentran algunos efectos cardiovasculares como alteraciones en el ritmo cardiaco y ataques al corazón; algunos efectos neurológicos incluyendo ataques cerebrovasculares, convulsiones, dolores de cabeza y coma; y complicaciones gastrointestinales, como dolor abdominal y náusea. Las muertes ocasionadas por la cocaína suelen ser el resultado de un paro cardiaco o de convulsiones seguidas por un paro respiratorio.

Se ha documentado ampliamente gracias a estudios realizados en todo el mundo que los programas de sustitución con metadona facilitan la adherencia al tratamiento, disminuyen la muerte por sobredosis (principal causa de muerte)y las conductas de riesgo para adquirir enfermedades infecciones graves como el VIH/SIDA y la Hepatitis B y C (por compartir jeringas o equipos de inyección y por conductas sexuales de riesgo), disminuye el deseo de consumo y las conductas delictivas asociadas al consumo de heroína; recientes estudios también muestran que los tratamientos de sustitución se enfrentan con disminución de su efectividad porque actualmente un número importante de los usuarios de heroína son también dependientes de cocaína, sustancia que no se beneficia de la acción sustitutiva de la metadona, y para la que no existe ningún tratamiento específico de efectividad bien comprobada. En Fundar Colombia hemos observado una frecuente asociación con consumo de marihuana y bazuco(clorhidrato de cocaína, esta última, altamente compulsiva, desestructurante y asociada también con conductas delincuenciales.

 

© 2013 • Todos los derechos reservados FUNDAR COLOMBIA | Solución Web por COLOMBIA SOLUTIONS

Mapa del Sitio