Somos un centro de atención especializado en prevenir y tratar todo tipo de dependencias

Cra 115 No. 16b – 122, Barrio Ciudad Jardín, Parcelación Cañasgordas, Cali -Colombia

 
 
 

Definición de conceptos en materia de política de drogas

Resumen Cumbre de las Américas 2013


DESPENALIZACIÓN:
Alude a la eliminación de las sanciones penales por el consumo y posesión no autorizada de sustancias controladas, usualmente en cantidades lo suficientemente reducidas como para que califiquen únicamente como dosis personal. Aquí no hay lugar a sanciones penales como el encarcelamiento, aunque en algunas jurisdicciones pueden dictaminarse sanciones administrativas como multas, servicio comunitario o citaciones de comparecencia ante las respectivas autoridades.

En algunos lugares, el consumo y la posesión de sustancias para fines personales ya no constituyen en absoluto una conducta punible o una infracción de la ley y, por ende, no se aplica ninguna sanción penal o administrativa.

DESPENALIZACIÓN DE HECHO

Se refiere a la no aplicación de todas las leyes que penalizan la producción, distribución o consumo de una sustancia. Ocurre cuando el sistema de justicia penal omite la aplicación de la Sanción, por acción o por omisión, sin haber perdido formalmente el poder para hacerlo. Usualmente es una consecuencia de la evolución de las costumbres de una sociedad en la que ciertos hábitos comienzan a ser aceptados socialmente a pesar de que legalmente aún sigan prohibidos. También se puede deber a la sobrecarga del sistema de justicia penal, que lleva a que no haya una intervención en delitos menores debido a la necesidad de darle prioridad a conductas criminales más graves.

LEGALIZACIÓN

Hace referencia al proceso de eliminación de las prohibiciones legales sobre la producción, la distribución y el consumo de sustancias controladas para otros propósitos diferentes a los medicinales o científicos, generalmente a través de la sustitución con un mercado regulado.

REGULACIÓN

Es un concepto que engloba un amplio rango de marcos regulatorios que permiten que las drogas controladas estén disponibles legalmente para otros propósitos diferentes a los medicinales o los científicos pero siempre bajo control estatal, cuyos parámetros difieren según los riesgos para la salud que se deriven del uso de cada sustancia.

Las características y el grado de intensidad de cada marco regulatorio, puede variar significativamente, desde una regulación leve (como, por ejemplo, la que se establece para las bebidas con cafeína) o una regulación moderada (como las existentes para alcohol o tabaco), hasta una regulación más estricta (como la prescripción médica de opiáceos).

MARCO INTERNACIONAL PARA EL CONTROL DE DROGAS

Es un conjunto de convenciones y organismos de las Naciones Unidas que rigen el control de las sustancias psicoactivas a nivel mundial. Las convenciones han sido suscritas por todos los miembros de la OEA e incluyen la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961 y su correspondiente enmienda del Protocolo de 1972, la Convención de Sustancias Psicotrópicas de 1971 y la convención contra el tráfico ilícito de estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas de 1988. Los organismos incluyen la comisión de estupefacientes (SND, siglas en ingles), que es el organismo de la ONU que elabora las políticas sobre drogas; la junta internacional de fiscalización de estupefacientes (JIFE ) que monitorea la implementación de las Convenciones de 1961 y 1971y del régimen de control internacional de precursores establecido en la Convención de 1988; la Organización Mundial de la Salud (OMS)que tiene el mandato de hacer las recomendaciones sobre la clasificación de las sustancias, y la oficina de las naciones unidas contra la droga y el delito (UNODD)que es la agencia encargada de implementar los programas de Naciones Unidas.

ESCENARIOS DEL CONSUMO DE DROGAS

Como se entiende: El problema de las drogas es parte de un problema mayor de inseguridad, Con instituciones estatales débiles incapaces de controlar sus consecuencias como el crimen organizado, la violencia y la corrupción.

Respuesta: Fortalecer las capacidades de las instituciones judiciales y de seguridad pública mediante una mayor profesionalización, mejores alianzas con los ciudadanos, nuevos indicadores de éxito y una Cooperación internacional mejorada.

Oportunidades: Mejor seguridad ciudadana; mayor credibilidad en las instituciones estatales, lo que respalda el incremento en la tributación; una alianza hemisférica renovada.

Retos: La reconstrucción de instituciones estatales frente a la oposición de intereses arraigados; una cooperación internacional dispersa y vacilante; el efecto globo de las actividades criminales desplazándose hacia lugares con instituciones más débiles.

El énfasis pasa del control de las drogas a la prevención del crimen, de la violencia y de la corrupción. Promover la capacidad de la población para organizarse y opinar, así como para proponer, evaluar y fiscalizar la gestión pública. Inversión en infraestructura (vías).

Intensificar la coordinación interna para que las instituciones nacionales de seguridad y de justicia trabajen mejor que antes dentro de las fronteras que imponen sus competencias. Es claro que siempre existirán mercados ilegales que enriquezcan a organizaciones criminales pero se pretende disminuir el poder de las organizaciones criminales y, al mismo tiempo, incrementar la idoneidad de las personas que trabajan en áreas de seguridad, administración de justicia y demás instituciones encargadas de trabajar en el cumplimiento de la ley para generar estructuras institucionales menos vulnerables a la penetración del crimen organizado.

1. Como se entiende el problema: El problema es que el régimen legal y regulatorio actual para controlar el uso de drogas mediante sanciones penales (especialmente arrestos y encarcelamiento) están causando demasiado daño.

Oportunidades: Probar y aprender de regímenes legales y regulatorios alternativos, iniciando con el cannabis.

Retos: Gestionar los riesgos de la experimentación especialmente en la transición de mercados criminales hacia mercados regulados, incluyendo los posibles incrementos de uso problemático.

La reducción de daño ha sido definida como las políticas, programas y prácticas cuya finalidad sea reducir las consecuencias sanitarias, sociales y económicas del consumo de sustancias psicoactivas legales e ilegales sin reducir necesariamente el consumo de drogas. Al reconocer que muchas personas en todo el mundo son incapaces o no están dispuestas a dejar su participación en los mercados de drogas, la reducción de daños intenta proteger su salud, los derechos humanos, la dignidad y el bienestar en la medida de lo posible.

“Nuestras políticas hacen que el éxtasis, otras drogas sintéticas y la heroína sea aún más peligrosa para el consumidor porque nunca se sabe qué es lo que se está inyectando o fumando o cuál es la dosis apropiada. Maximizan el riesgo para el consumidor de una sobredosis mortal o del consumo de contaminantes letales que se encuentre en la droga.

2. El problema de las drogas es una manifestación de disfunciones sociales y económicas subyacentes que generan violencia y adicción.
Oportunidades: programas para el fortalecimiento de las comunidades y el mejoramiento de la seguridad y la salud pública, creados de abajo para arriba por los gobiernos locales, las empresas y las organizaciones no gubernamentales.

Retos: Recursos y capacidades insuficientes de muchos gobiernos locales y organizaciones no gubernamentales para abordar estos problemas; rezagos antes de que esta respuesta logre reducir el crimen relacionado con las drogas.

El consumo de alcohol y otras sustancias puede generar abuso y adicción, esta última es una enfermedad, condición crónica cuya severidad depende de las características de la sustancia de abuso, de factores genéticos, biológicos, psíquicos y sociales. Con frecuencia se acompaña de recaídas y esto se asocia a frecuentes tratamientos y manejo a largo plazo. La recuperación en términos generales se presenta en el 40 al 60% de los usuarios.

3. El problema es que los países donde se producen las drogas especialmente la cocaína y aquellos por donde se hace el tránsito, están pagando costos insoportables e injustos.

Respuesta: algunos países abandonan unilateralmente la lucha contra la producción y el tránsito de drogas en su territorio.

Oportunidades: Reducción de la violencia, mayor atención a las prioridades domesticas sobre las internacionales, liberación de recursos que actualmente se invierten en seguridad y ejecución de la ley.

Retos: Esto podría permitir la expansión de los mercados y ganancias de las drogas; la cooptación de los estados por parte de organizaciones criminales; los conflictos por las violaciones a los tratados internacionales.

 

© 2013 • Todos los derechos reservados FUNDAR COLOMBIA | Solución Web por COLOMBIA SOLUTIONS

Mapa del Sitio