Somos un centro de atención especializado en prevenir y tratar todo tipo de dependencias

Cra 115 No. 16b – 122, Barrio Ciudad Jardín, Parcelación Cañasgordas, Cali -Colombia

 
 
 

Tratamientos

Patología Dual

Se calcula que una cuarta parte de la población mundial sufre trastornos mentales en algún momento de su vida. Los pacientes con trastornos mentales, neurológicos o por consumo de sustancias suelen ser estigmatizados, desatendidos y sometidos a abusos. Los recursos disponibles son insuficientes, están distribuidos de forma no equitativa y se usan de modo ineficiente. En la mayoría de los países solo se gastan en salud mental menos del 2% de los fondos disponibles para la salud. En consecuencia, una gran mayoría de las personas con estos trastornos no reciben ninguna atención en absoluto.

Se denomina 'Patología Dual' a la concurrencia en un mismo individuo de, por lo menos, un trastorno por consumo de sustancias y otro trastorno psiquiátrico. Estos pacientes 'duales' o con comorbilidad psiquiátrica, son frecuentes y presentan mayor gravedad tanto desde la perspectiva clínica como social que los sujetos que sólo presentan un tipo de trastorno (adictivo u otra enfermedad psiquiátrica. Los más frecuentes son: los trastornos del estado del ánimo tales como el trastorno depresivo mayor, trastorno afectivo bipolar tipo I y tipo II, trastornos psicóticos como por ejemplo la esquizofrenia, trastornos de ansiedad, trastornos de la conducta alimentaria trastornos por déficit de atención TDHA, y trastornos de la personalidad, los más frecuentes, la personalidad limítrofe y la personalidad sociopática.

Tanto los estudios llevados cabo en población general como los llevados a cabo en muestras clínicas refieren que la prevalencia de la concurrencia de trastornos por consumo de sustancias y otros trastornos psiquiátricos es elevada, situándose entre el 15-80%, la gran diferencia es debida a la heterogeneidad de las muestras, lugares de atención, consumo de múltiples sustancias, factores intercurrentes como infecciones por VIH y dificultades diagnosticas entre otras.

El paciente con patología dual debe ser atendido en un sistema integrado, es decir, en un sistema que garantice el abordaje de la adicción y la otra patología psiquiátrica de forma conjunta y simultánea y, además, a largo plazo, requieren un abordaje complejo con intervenciones a múltiples niveles: psicoterapéutico, farmacológico, familiar, neuropsicológico y de inclusión social.

La doctora Deborah Hasin de la Universidad de Columbia, desarrolló un instrumento para determinar la comorbilidad o patología dual en 1990, llamado PRISM (Psychiatric Research Interview for Substance and Mental Disorders), Marta Torrens del Hospital del Mar realizó la versión de dicha entrevista en castellano.

La PRISM evalúa 30 trastornos tomando como base el eje I (trastornos clínicos) del manual DSM (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Se trata de una herramienta de diagnóstico que propone una descripción del funcionamiento del paciente a través de 5 ejes) y 2 trastornos del eje II (trastorno de personalidad), concretamente el trastorno antisocial y el trastorno límite, puesto que son los trastornos de la personalidad más asociados a los individuos que tienen un trastorno por consumo de substancias; se trata de una entrevista semi-estructurada en la que aparecen preguntas estandarizadas para explorar cada trastorno y preguntas abiertas para explorar mejor ciertos aspectos, todas ellas encaminadas a conseguir la información necesaria para evaluar el trastorno comórbido.

Se han establecido condiciones necesarias para la buena evolución de estos pacientes:

• Mantenimiento de la abstinencia: para el adecuado abordaje de la Patología Dual, es fundamental que el paciente permanezca abstinente a todo tipo de sustancias.

• Estabilización psicopatológica: la estabilidad psicopatológica de cualquier paciente psiquiátrico es fundamental para realizar un tratamiento clínico y rehabilitador.

• Adherencia a los tratamientos: es esencial que el paciente haga un correcto seguimiento de cada uno de los niveles de tratamiento: psicofarmacológico, psicoterapéutico o psicosocial.

• Participación en programas de fortalecimiento de habilidades sociales y prevención de recaídas.

• Reconocimiento de la enfermedad mental y trastorno adictivo para lograr mayor adherencia a los tratamientos requeridos.

• Participación del grupo familiar (si lo hay) en el reconocimiento de las patologías anteriormente mencionadas y la necesidad de la adherencia al tratamiento.

• Recurso humano especializado a cargo del tratamiento.

• Trabajo en red con otras organizaciones o asociaciones de las que forme parte el paciente.

Internamiento u Hospitalaria

Programa de atención interdisciplinaria para usuarios con diagnostico de dependencia con o sin otros trastornos mentales. (La conveniencia de remisión a Unidad de Salud Mental se define en las evaluaciones). Consta de dos fases: un periodo intensivo de 45 – 60 días que lo hace ideal para quienes estudian o trabajan , porque se pueden reincorporar en poco tiempo a sus actividades regulares (no institucionaliza), seguido de un programa externo o ambulatorio de 4 meses de duración en el que trabaja prevención de recaídas, desarrollo de competencias y habilidades para la vida.

Programa Día

Ofrece proceso de rehabilitación a personas con diagnostico de abuso o dependencias de drogas(sustancias psicoactivas) que por sus características psicológicas, mentales, familiares, laborales y académicas pueden beneficiarse de este modelo y cuentan con la suficiente contención individual y red de apoyo familiar para adaptarse a este tipo de tratamiento sin mayor riesgo de recaídas durante el mismo. Esta modalidad de tratamiento desarrolla intervenciones interdisciplinarias tales como: Psicoterapia individual y grupal por psicología y psiquiatría, manejo medico, evaluación y seguimiento por psiquiatría trabajo con familia, terapia ocupacional, actividades psicoeducativas, lúdicas y seguimiento toxicológico encaminados a facilitar la integración y buen desempeño de los usuarios en su entorno.

Consta de dos etapas:

40-60 días en programa día.

4 meses de duración en plan externo o ambulatorio, en el que trabaja prevención de recaídas y desarrollo de competencias y habilidades para la vida.

Hospitalización Parcial

Dirigido a usuarios que están en proceso de readaptación al medio externo, han pasado por fases de internamiento o programa día y por sus condiciones, previa evaluación del equipo terapéutico requieren este acompañamiento.

También puede ser útil en usuarios con diagnósticos de uso y abuso de sustancias que no pueden disponer de mayor tiempo por razones laborales, familiares o académicas y que de acuerdo a evaluación realizada por personal especializado pueden beneficiarse de este esquema, incluye:

Programa para jóvenes escolarizados complementario a la jornada escolar, dirigido especialmente a jóvenes escolarizados que usan y /o abusan de las drogas. Pretenden que los usuarios abandonen el consumo sin suspender sus actividades académicas.

• Evaluación por Psiquiatría
• Terapia grupal en línea cognitivo conductual y/o gestar por psicología
• Terapia individual por psicología
• Orientación familiar por psicología
• Terapia ocupacional
• Terapia física
• Seguimiento toxicológico

Consta de dos etapas:

45-60 días en programa hospitalización parcial.

4 mese de duración en plan externo o ambulatorio en el que trabaja prevención de recaídas y desarrollo de competencias y habilidades para la vida.

Clínica del Cigarrillo

Esta dirigido a los consumidores con el objetivo de informar, educar y tratar su adicción al cigarrillo, promoviendo hábitos mas sanos que mejoren su calidad de vida.

Incluye:

• Evaluación por psiquiatría
• Evaluación por psicología
• Terapia grupal periódica por psicología
• Entrenamiento en habilidades para manejo de pensamientos y deseos de consumo
• Manejo farmacológico en caso necesario
• Hipnosis realizada por psiquiatría
• Duración tres meses modalidad ambulatoria(consulta externa)
• Seguimiento

 

TRATAMIENTO DE ADICCIONES

Ofrecemos tratamiento para todo tipo de dependencias: alcohol, tabaco, cocaína, basuco, heroína, hipnóticos, benzodiacepinas, extasis, anfetaminas entre otros y también para conductas compulsivas: juego patológico, compulsión sexual, etc.

El tratamiento es integral, con la participación de un equipo transdisciplinario especializado y un modelo de atención biopsicosocial basado en las más recientes evidencias científicas.

Contamos con instalaciones muy cómodas, atención personalizada e individualizada y otros servicios complementarios de acuerdo a su elección: yoga, rumbo terapia, terapia física, apoyo espiritual, relajación guiada, aprendizaje de meditación, apoyo para la desintoxicación con baño turco y medicinas complementarias.

Tenemos el equipo calificado para diagnosticar y tratar otras enfermedades mentales (patología dual) que pueden acompañar los trastornos adictivos y que sin no son atendidas afectan negativamente el pronóstico.

El modelo biopsicosocial abarca tres elementos claves en dependencias:

Las causas biológicas que incluyen los elementos de vulnerabilidad genética y los mecanismos biológicos relacionados con el refuerzo (circuitos de gratificación cerebral - mesocorticolimbico y otros como el sistema opiáceo endógeno). Reconoce la importancia de los elementos vinculados al aprendizaje condicionado fundamentales en la creación de huellas de memoria (contexto externo e interno) vinculados al placer del consumo y que contribuyen a la perpetuación del uso de spa.

Valora el impacto que las sustancias generan en el sistema neuroquímico  y que interfiere con procesos mentales superiores y otras funciones a corto plazo y que producen cambios estructurales (ADN) a mediano y largo plazo dando lugar a fenómenos neuroadaptativos y  dependencia. Esto implica el reconocimiento de la dependencia como enfermedad crónica que requiere manejo a largo plazo y es susceptible de presentar recaídas.

Reconoce el impacto que a nivel físico y mental producen las sustancias psicoactivas y que también está relacionado con el tipo de sustancia y su capacidad de producir alteraciones en los sistemas de neurotransmisores, patrón de uso, vía de consumo y presencia o no de compulsividad.

El reconocimiento de la presencia de cuadros de intoxicación,  abstinencia y craving o deseo insaciable de consumo  así como de la como de patología dual implica a su vez el  desarrollo de estrategias psicoterapéuticas y de manejo farmacológico.

Las causas psicológicas del consumo de sustancias psicoactivas tienen en cuenta las expectativas asociadas al uso y los factores implicados en la continuación del mismo.

Reconoce el impacto del consumo en funciones mentales superiores, capacidad de análisis, toma de decisiones y desempeño cognitivo global así como el Impacto del consumo en la esfera emocional, control de impulsos, motivación, estado anímico y  en habilidades y competencias que se evidencia en  las diferentes áreas de funcionamiento del individuo: escolar, laboral, familiar, de pareja, social.

Las causas de tipo social  enfatizan los elementos sociales que favorecen el aprendizaje del uso de sustancias psicoactivas y lo refuerzan; del mismo modo reconoce la Influencia del contexto familiar en la conducta del consumidor de SPA, Influencia del contexto de desarrollo social en la conducta del consumidor.

Estos elementos son importantes  para determinar factores de riesgo y protectores de consumo en los diferentes contextos.

Establecimiento de red de apoyo y diseño de estrategias de inclusión.

El modelo de atención también considera la dimensión espiritual del individuo respetando sus concepciones y creencias, esta se fortalece a través de terapias de yoga y de relajaciones y meditaciones guiadas.

 

Dentro del modelo se conocen las características del  programa  de  AA y NA y se trabajan  sus  4 primeros pasos de que son:

1.    Reconocemos que éramos impotentes ante el alcohol y las drogas y que la vida se nos había vuelto ingobernable.

2.    Llegamos al consentimiento de que solo algo  o alguien superior a nosotros mismos podía devolvernos el sano juicio.

3.    Decidimos poner nuestra voluntad y nuestra vida al amparo de algo o alguien superior a nosotros mismos, tal como nosotros lo concebimos.

4.    Realizamos un inventario  detallado y valiente de nuestras vidas.

 

Estos pasos son abordados desde una perspectiva psicológica para que el individuo reconozca su pérdida de control, las consecuencias de su consumo en todas las áreas de desempeño y acepte el proceso de rehabilitación.

El 2 y 3 paso trabaja la esfera de creencias a nivel espiritual, es utilizada por los pacientes que así lo deciden voluntariamente. Para estos dos pasos se cuenta con la asesoría de un psicólogo-sacerdote.

El 4 paso implica la elaboración de eventos dolorosos, duelos no resueltos y cualquier situación traumática en la vida del individuo; posteriormente se realiza el proyecto de vida.

El conocimiento de este programa les da a los pacientes la posibilidad de acudir a un grupo de auto ayuda en cualquier lugar del mundo, especialmente cuando no pueden contar con el apoyo de la institución o de su psicoterapeuta.

Todas las actividades terapéuticas son llevadas  a cabo por profesionales del área de la salud (psicólogos y psiquiatras) con entrenamiento en clínica y trastornos adictivos, no  trabajamos con operadores de adicciones.

La terapia cognitivo conductual integra principios derivados de la teoría del comportamiento, teoría del aprendizaje social y terapia cognitiva. Estimula  la identificación de esquemas mentales y creencias limitantes y el desarrollo de estrategias destinadas a aumentar el control personal.

En el proceso de selección de la opción terapéutica más adecuada para un    problema derivado del consumo de Sustancias Psicoactivas es necesario considerar: 

·         El tipo y cantidad de sustancia consumida.

·         La gravedad del trastorno y el grado de compromiso funcional asociado.

·         Los trastornos o complicaciones de tipo médico general o psiquiátrico.

·         Las fortalezas y debilidades particulares del paciente

·         El contexto social en el cual el individuo vive y va a ser tratado.

Algunos factores pronósticos estadísticamente significativos en la recuperación del adicto:

·         Inicio precoz del tratamiento

·         Una buena motivación para el tratamiento

·         Recibir un tratamiento integral e individualizado (equipo interdisciplinario)

·         Manejo de otras enfermedades mentales o patología dual (psiquiatría)

·         Terminar el período programado del tratamiento (todas sus etapas)

·         Tener un buen apoyo psicosocial

·         Tener en su historia períodos mayores de 6 meses de abstinencia, si los períodos son mayores de dos años el pronóstico mejora

 

 

 

 

© 2013 • Todos los derechos reservados FUNDAR COLOMBIA | Solución Web por COLOMBIA SOLUTIONS

Mapa del Sitio